close
Diarios de ViajeTailandia

Día 1 en Tailandia: Llegada a Bangkok y primer contacto con la ciudad. Mercado de Chatuchak y zona de KhaoSan Road.

Llegamos a las 7:15 de la mañana al Aeropuerto Internacional Suvarnabhumi de Bangkok, hora local, claro. Tuvimos que pasar el control de pasaportes y cubrir el documento de entrada al país, proceso muy, muy lento con largas colas. Tras recoger las maletas, salimos al exterior del aeropuerto y plof!! ahí estaba, ese golpe de calor asfixiante que ya no recordaba. Suerte que fuimos previsores y nos pusimos ropa de verano que llevábamos en el equipaje de mano, en el baño del aeropuerto, porque íbamos vestidos… pues como se va vestido un 13 de Marzo en Galicia. También aprovechamos para cambiar algo de dinero para llegar a la ciudad y disponer así de nuestros primeros Baths.

Baths Tailandia

Nuestro primer objetivo: llegar al hotel. Como íbamos a entrar y salir por Bangkok, decidimos establecernos en los primeros días en la zona de Khao San y en los últimos, en la zona de Silom. Nada tiene que ver una zona con otra, así que bajo nuestro punto de vista, es una buena idea probar las dos zonas.

TRANSPORTE DEL AEROPUERTO A BANGKOK

Hay varias formas de llegar al centro de la ciudad desde el aeropuerto. Para llegar a la zona de Siam o Silom, lo más cómodo y razonable, es usar el Airport Rail Link.

En nuestro caso, como íbamos a la zona de Khao San, no nos era útil, ya que tendríamos que hacer transbordo y después coger el barco para llegar u otras opciones similares, no muy cómodas cargando con las maletas. Por ello, nos decidimos por la opción de taxi público (350 Bht). Para ello, hubo como no, que esquivar un montón de hombres ofreciendo sus servicios particulares.

Los taxis en Bangkok son muy baratos y un medio de transporte muy útil para determinadas zonas (aunque hay que tener en cuenta el caótico tráfico de la ciudad y los atascos constantes). Algunos son de colores muy llamativos, como fucsia y siempre hay que insistir para que pongan el taxímetro (“Meter, please”). Conocemos muchas personas que tuvieron problemas para encontrar taxis en el centro de la ciudad, que accedieran a poner el taxímetro. Nosotros, tuvimos suerte y no tuvimos que insistir mucho.

EL HOTEL

Por fin llegamos a nuestro hotel Rambuttri Village Inn&Plaza. Está en la calle paralela a la Khao San y es mucho más tranquila. Nos encantó el ambiente de la calle, mucho más sosegado que el de su calle vecina, pero muy despreocupado a la vez. El hotel, está muy bien equipado y dispone además, de una placita acogedora donde se sirve el desayuno buffet, de dos piscinas en la azotea geniales. La parte negativa, es que estuvimos en una habitación ubicada hacia la Khao San Road y había mucho ruido hasta altas horas de la mañana. Nos consta, por los comentarios en internet de otros viajeros, que esto no pasa en la mayoría de las habitaciones y que sí te quejas, te cambian a otra. Pero nosotros no dijimos ni mu… así somos, jeje.

MERCADO  CHATUCHAK

Una vez ubicados y teniendo en cuenta que era domingo, no lo dudamos y nos dirigimos al Mercado de fin de semana de Chatuchak (sa y do, de 9:00-18:00). Preguntamos en el hotel cuál era la mejor forma de llegar y nos dijeron que muy cerca pasaba un bus. Así lo hicimos y una vez dentro, no sabíamos muy bien a quién teníamos que pagar, pero pronto vimos que se levantaba una mujer, que va haciendo sonar una especie de monedero metálico por el bus (13 Bht por persona). A ella le pagas y te da los tickets. Esto funciona igual en los barcos de Bangkok. Teníamos miedo de no saber cuál era la parada, pero no hubo duda posible… cuando llegas, te enteras.

Chatuchak es uno de los mercadillos más grandes del mundo e impresionante también. Estuvimos varias horas recorriéndolo y además de perdernos muchas veces, no recorrimos ni una quinta parte del mercado. Allí hay desde ropa de segunda mano, a artículos de diseñadores locales, a souvenirs baratos, imitaciones de todo tipo, animales, herramientas y todo lo que uno se pueda imaginar.

Gusanos Bambu Tailandia

Allí cayó nuestra primera cerveza y nuestra primera comida local (imposible no quedarse a comer allí, con la cantidad de puestos humeantes que hay en cada esquina). Tuvimos que hacer muchos esfuerzos para no comprar nada (bueno, casi nada ;P), ya que era nuestro primer día y no queríamos cargar con más peso del necesario el resto del viaje y además, teníamos dos vuelos internos con un límite de equipaje de 15 kg y no íbamos muy sobrados. Decidimos dejar las compras para más adelante y ese día dedicarnos a disfrutar, con los cinco sentidos, del espectáculo que es ese mercado (el último día del viaje, de vuelta en Bangkok, regresamos a este mercado; pero eso, ya os lo contaremos…).

Mercado Chatuchak Bangkok

Y cerca de las tres y media de la tarde a Simón le da una “pájara” total, se sienta en el mercado con un bajonazo increíble. La verdad es que nuestro plan era aprovechar el día a tope; pero la realidad es que llevábamos muchas horas sin dormir (en el avión no fuimos capaces), el calor era asfixiante y su cuerpo, pedía una paradita. Así que decidimos que lo mejor era ir al hotel y hacer uso de una de esas magníficas piscinas y descansar un poco.

cerveza tailandia

VOLVIENDO AL HOTEL : TREN Y BARCO

Para volver utilizamos el Sky- Train y los barcos que van por el río (el mercado está alejado del centro de la ciudad). En el primer caso, cabe mencionar que el tren elevado, circula por encima, literalmente, de los barrios modernos de la ciudad. Sólo se pueden sacar los tickets en las máquinas y sólo funcionan con monedas (procurad llevar cambio siempre, porque para cambiar hay unas colas alucinantes). El sistema es bastante sencillo, aunque la primera vez que te ves frente a la máquina, quieres que te trague la tierra. Debes fijarte en el mapita que hay al lado y que en función de la parada en la que te bajes, te indica un número, que es el precio en baths que debes pagar e introducir, para conseguir tu ticket. El tren es moderno, rápido, eficiente y con precio muy europeo

ticket tren bangkok

Después, como os contaba, nos paramos en el muelle a coger un barco que nos llevara a nuestra zona. Una vez llegas al muelle, debes fijarte en la línea que quieres coger y en si la quieres coger río arriba o río abajo y ponerte a la cola (Hay una taquilla para sacar tickets para el bote turístico, pero nosotros lo vimos carísimo y no le veíamos ningún beneficio). Utilizamos todos los días el Orange Express (tiene una banderita de ese color; los hay azules, verdes, amarillos y sin bandera). Es la línea más frecuente y con paradas continuas. Como ya mencioné, se paga en el propio barco, a la persona que va “meneando” el monedero metálico (13 Bht por persona).

Rio Bangkok

De camino al hotel, paramos por primera vez en el 7- Eleven, itoda una institución!, una cadena que supermercados que encontrarás cada dos pasos y que salva de muchos apuros.

Una vez en el hotel, Simón se desplomó literalmente sobre la cama y yo decidí “estrenar” la piscina (iay!, iqué gustito!), mientras seguía planeando partes del viaje.

Piscina Hotel Bangkok Tailandia

PASEO NOCTURNO POR BANGKOK: KHAO SAN ROAD.

Unas horitas después, con mucha mejor cara y aunque ya era de noche, salimos a recorrer la zona del hotel. Eso es algo que creo que nos gusta hacer a todos al llegar a un sitio, ¿no?. Ubicarte en la ciudad, ver los servicios que hay alrededor, el ambiente que se respira, etc. Después de un poco de “investigación”, supimos que íbamos a estar muy cómodos allí.

Y llegado ese momento, ya nos sentíamos con fuerzas de enfrentarnos a la salvaje y caótica, Khao San Road.

Khao San Road Bangkok

Bueno, por si alguien no lo sabe, esta es la zona de “mochileros” de la cuidad, pero también la de la fiesta y el “todo vale”. Paseábamos por la calle, como si estuviéramos viendo un documental en la 2… flipando por colores (literalmente, está todo lleno de neones de todos los colores). Bueno la calle está llena de puestos, bares, restaurantes, locales de espectáculos variados y algunos de dudoso gusto, de música sonando a tope (cada local con la música un poco más alta que el anterior)… también está llena de viajeros solitarios y de viajeros acompañados, con ganas de conocer gente, planificando rutas, preguntando a los demás. Es una mezcla muy extraña, que nos encantaba por momentos y que por momentos nos superaba…jeje. Hay que verlo.

Delante de nuestro hotel, cenamos sentados en un puesto muy curioso, ya que era como una camioneta “descapotable” que se convertía en barra con su música tecno, con neones y en la parte de atrás, una pantalla enorme, dando “Muay Thai” (el equivalente al boxeo tailandés, con muchos seguidores y que levanta pasiones). Allí, en ese ambiente, disfrutamos de nuestro primer Pad Thai.

Pad Thai

Supongo que la mayoría ya lo conoce, pero es el plato número uno que hay que probar sí o sí. Lleva una base de tallarines (aunque ojo, de muchos tipos diferentes) y va acompañado de pescado,tofu, huevo, carne, cacahuetes, varios tipos de salsa y/o verduras. Lo saltean en el Wok al momento. Bueno, no puedo describiros lo que me gusta este plato y la cantidad que nos comimos en este viaje y la mayoría, diferentes entre ellos. Y para irnos con un sabor dulce para cama, un delicioso “Crêpe” tailandés, con su crema de coco, su plátano y… Nutella! jajaja.

INFO

Os dejamos aquí la información agrupada y algunos enlaces interesantes.

  • Mercado de fin de semana de Chatuchak : Sábados y Domingo de 9:00-18:00.
  • Hoteles baratos en Bangkok aquí.
  • Nuestro primer hotel en Bangkok:  Rambuttri Village Inn&Plaza .

 

Este artículo forma parte de la Guía y Diario de viaje a Tailandia 2016 de Vivi. Puedes seguirla en su índice: Guía de Tailandia.

 

MAPA

Tags : Diariosguiastailandia
Vivi

El autor Vivi

2 Comentarios

  1. hola, estoy ojeando vuestro viaje y es muy parecido al mío, al que estoy organizando. Me parece muy útil toda la información que pones y además muy detallada sin ser cansina como en otros blogs. GENIAL.

Deja un comentario, nos haría tanta ilusión :)