close
Diarios de ViajeNuestras guíasTailandia

Día 9 en Tailandia: Excursión a las 4 islas desde Railay

Para el día de hoy contratamos un tour en Railay, que nos llevaría a las islas de un archipiélago muy cercano, que se ve perfectamente desde la playa de Phra Nang. El tour es el de las 4 islas, aunque en realidad incluye 3 islas y la playa de Phra Nang, en la península de Railay. Railay no es una isla en sí, pero como ya comentamos, es una península rodeada de incríbles rocas de piedra caliza. Esta peculiaridad, hace que sólo sea accesible por barco y que estando allí, dé la completa sensación, de estar en una isla. Supongo que por esta razón, la cuentan como una de las 4 islas a visitar.

Este artículo forma parte de la Guía y Diario de viaje a Tailandia 2016 de Vivi. Puedes seguirla en su índice: Guía de Tailandia.

Vista desde Railay

Lo primero comentaros que en la península de Railay hay bastantes agencias, todas en la “Walking Street”. Nunca es aconsejable llevarlas compradas por Internet o desde origen, ya que son mucho más caras y, al llegar allí, verás que te juntan con el mismo grupo. En primer lugar preguntamos en el hotel, ya que la mayoría, tienen su propia agencia; pero resultó ser el sitio más caro y con bastante diferencia. En el resto de agencias, nos encontramos con precios establecidos, sin margen de negociación (no como en otros lugares de Tailandia) y nos pareció que estaban “pactados” por todas. Es decir, no vimos diferencias de precios entre unas y otras. Lo que sí, aunque la mayoría son las mismas, algunas ofrecen excursiones algo diferentes o con algún detalle que las distingue.

Otra forma de hacerlo, es juntando gente suficiente y contratando un Long Tail Boat por días (con el hombre que lo lleva, claro). Juntando 8 personas, comprobamos que salía muy a cuenta.

Las excursiones más comunes desde allí, son la de las 4 islas (esta tiene su variante en 5 o 6 islas), la de las Phi Phi Islands (que hicimos dos días después), la de Hong Island (o Koh Hong, jeje, que tiene su gracia escucharlo decir) y la de la Bahía de Phang Nga y la Isla de James Bond. Las hay en barcos de popa larga o en barcos rápidos y, normalmente todas incluyen la comida, fruta y bebida todo el día y equipo para hacer snorkel.

Para el día de hoy, como he dicho, contratamos la de las 4 islas. Fueron 1600 baths en total los dos, incluyendo el precio de la entrada al Parque Nacional. Esto es algo a tener en cuenta en los precios de los tours y es que la mayoría te ponen el precio del tour, pero sin la entrada al Parque Nacional. La mayoría de los tours van a islas o a zonas protegidas y suele haber que pagar por acceder.  

Fuimos en Long Tail Boat (bote de popa larga). Nos recogieron en la playa del oeste de Railay a la hora establecida . Aunque el barco iba completo, teníamos sitio cómodo y sobre todo, a la sombra (alguna gente quiso ir en la parte de atrás, al sol y al final del día, estaban rojos rojos; mucho cuidado, porque pega mucho).

Nuestro bote

En el barco conocimos a dos parejas argentinas y especialmente con una de ellas, Alfredo y Laura, compartimos momentos muy agradables y nos pasamos el día hablando.

La primera parada, resultó no ser una isla en sí, si no la propia playa de Phra Nang, en Railay. Muchas de las personas que estaban en el tour, ya la conocían y nosotros íbamos a dedicarle el día de mañana, así que estaba parada estaba un poco de más. Cabe destacar que la mayoría de tours, salen de Ao Nang y recogen gente el Railay, por lo que para esa gente, sí tenía más sentido. No vamos a describir la playa ahora, ya que se merece un capítulo aparte.

Playa Phra Nang

Es importante saber que el orden de las islas lo van cambiando en función de las mareas. Y es que es increíble cómo cambian las playas con marea alta y marea baja. Esto tienes dos efectos: por un lado que puedas ver la playa o isla en su máximo esplendor, pero por otro, que lo hagas rodeado de gente. Resulta muy llamativo ver cómo los sitios se van quedando vacíos a determinadas horas, porque los tours prosiguen su camino.

Enseguida nos dirigimos a la Chicken Island o como su propio nombre indica, la isla del pollo; por la forma que tiene. Allí la primera parada para hacer snorkel (en total haríamos 4). Hacer buceo de superficie allí es increíble; el agua es tan turquesa y transparente, que desde el propio barco ya ves el fondo y los peces de colores. Además, claro está, los peces son tropicales y preciosos; ¡incluso estaba Nemo por allí! Hay zonas de corales maravillosos y bien conservados. Disfrutamos del día como niños… sin duda. Te dejan el equipo y el tiempo suficiente para poder alejarte de las barcas y disfrutar con la actividad.

Chicken Island

Después fuimos a Poda Island y Tub Island unida por preciosos bancos de arena a Koh Mor y Koh Khai, a donde fuimos andando (cuando la marea sube, quedan de nuevo separadas).

Por el medio, como ya comentamos, hicimos paradas en varias bahías e islas, para hacer snorkel. No recuerdo el nombre de los sitios y nos deshicimos de la información que nos dieron…  Además, paramos para comer en Poda Island, donde montaron un picnic, con pollo, pescado, arroz, verduras y frutas (además de cerveza y agua).

Poda Island

La mayor parte del día, estuvimos disfrutando tanto, que nos olvidamos por completo de la cámara, pero bueno, alguna foto perdida hay, como éstas.

Al volver de la excursión, paramos en Ton Sai en Railay. No volvimos a ir a esta zona de la península, así que nos vino bien. Los acantilados son preciosos en esta zona y están llenos de escaladores, como no. Además, se veía un ambiente muy alternativo y agradable.

Una vez en nuestra “casa”, decidimos cambiar lo salado por lo dulce y disfrutamos de la piscina un buen rato, además del espectáculo de los monos saltando en las cabañas y por los árboles.

Flotando

Por la noche decidimos probar el Red Snapper (creo que una especie de sargo), que nuestros nuevos amigos nos recomendaron encarecidamente. Decidimos hacerlo en el Mangrove Restaurant, donde ya habíamos comido ayer (y donde volveríamos), pero, ¡es que nos encantó este sitio! El pescado, preparado a la parrilla y algo especiado, estaba buenísimo.

Red snapper

De camino, paramos a dejar ropa para lavar, en uno de los muchos sitios que vimos en Tailandia para lavar la ropa a un precio muy bajo. Quizás aquí, era más caro que en otras zonas, pero aún así eran 50 baths por kilo y nuestro equipaje, a pesar de ir lavando cosas a mano, era ya radioactivo.

Tailandia

 

INFO

  • Excursión a las 4 islas: 800 baths por persona (con la Entrada al Parque Nacional)
  • Nuestro hotel en Railay: “Sand & Sea Resort“.

Este artículo forma parte de la Guía y Diario de viaje a Tailandia 2016 de Vivi. Puedes seguirla en su índice: Guía de Tailandia.

Tags : Diariosguiastailandia
Vivi

El autor Vivi

Deja un comentario, nos haría tanta ilusión :)