close
Diarios de ViajeNuestras guíasTailandia

Día 7 en Tailandia. Descubriendo Chiang Mai.

Tras conocer la ciudad de Chiang Rai y el Triángulo de Oro, este día lo dedicamos a conocer la fascinante ciudad de Chiang Mai. Esta ciudad nos encantó y  realmente tiene muchas cosas que ver, tanto dentro de la ciudad, como a los alrededores. Aún con todo ello, es una ciudad tranquila y con un ritmo mucho más lento que la capital, con lo que se disfruta mucho. Nosotros, tuvimos que priorizar y elegir entre todas las cosas que podíamos ver, debido a que sólo disponíamos del día de hoy (ayer disfrutamos del bazar nocturno al llegar).

Este artículo forma parte de la Guía y Diario de viaje a Tailandia . Puedes ver todos los capítulos en nuestra Guía de Tailandia.

Monje Tailandia

Lo primero que quiero comentar, es que después de informarnos y leer mucho sobre el tema, decidimos no ir a ningún parque/ campamento de elefantes, ni al templo de los tigres. Me encantaría ver a ambos animales, pero después de todas las atrocidades que leí sobre el asunto, me quedó claro que no quería participar ni contribuir de ninguna manera en ello. He leído que, por ejemplo, Frank Cuesta (Frank de la Jungla) y muchas organizaciones, únicamente recomiendan el  Elephant Nature Park. Hay muchas páginas en Internet e información sobre este tema, por si a alguien le interesa. Del mismo modo, decidimos no visitar la tribu de las Mujeres Jirafa, calificada por muchos, como un verdadero Zoo humano, ni ninguna otra. Sé que para mucha gente, estas tres atracciones son los platos fuertes de un viaje a Tailandia y que están encantados con verlas. Yo únicamente expreso cuál fue nuestra decisión tras informarnos mucho sobre el tema y sacar nuestras propias conclusiones, sin ánimo de juzgar a nadie.

Una vez levantados y desayunados, entramos en las murallas (todo el casco antiguo está rodeado por una muralla y un foso) y caminamos hacia el Wat Phra Singh. Por el camino, nos fuimos enamorando un poco de esta parte de la ciudad, donde se pueden ver modernos hostels y locales de alimentación, con multitud de templos, casas tradicionales, turistas y monjes sonrientes. Este templo cuesta 20 baths y es el más conocido de esta parte de la ciudad.

Wat Phra Singh
Wat Phra Singh

Para nosotros el punto fuerte del día era ir al Doi Suthep y la mayor dificultad fue encontrar cómo ir, ya que está a casi 20 Km del centro y las opciones que se nos ocurrían, eran caras. Habíamos leído que desde el Wat Phra Singh salían taxis compartidos, así que por eso fuimos hasta allí lo primero. Encontramos los taxis, pero para que nos saliera bien de precio, por lo menos debíamos de ser ocho. Teníamos una chica coreana interesada y entre los tres nos pusimos a buscar gente que quisiera ir. Al final resultó divertido e interesante; gracias a ello, conocimos a dos españolas muy majas que viven en Kuala Lumpur y viajan por Asia los fines de semana y a una pareja de Hong Kong muy sonriente. Pasamos todo el camino de ida y vuelta hablando. Pagamos 100 baths cada uno por ir y volver (la conductora del taxi esperó allí a que volviéramos).

Taxi Tailandia
Taxi Tailandia

La entrada al templo son 30 baths, pero primero hay que subir una larga larga escalera hasta la cima de la montaña (hay un funicular disponible, pero bah…). Se supone que la escalera sirve para la meditación… yo creo que sirve para fortalecer gemelos y cuádriceps.

Escaleras templo

El templo es muy sagrado y allí se concentran una gran cantidad de peregrinos y turistas, claro. Sin duda, merece la pena el camino y el esfuerzo para llegar allí, pues el recinto es impresionante.

Doi Suthep Doi Suthep Doi Suthep

De vuelta en la ciudad amurallada, nos fuimos a comer al agradable jardín de “Safe House Court”, que a la vez es un hostel.

Comida típica

Al terminar vimos un montón de templos, más pequeños. Os dejamos algunas fotos de todos los que vimos durante el día, ya que son muchos y no sabemos exactamente a qué templo pertenece cada una y no queremos meter la pata. Los monjes son de cera y costaba creerlo, eran tan reales, hasta con granitos, venas y todo. Los hacen a imagen y semejanza de los más importantes de cada templo.

En ese momento, decidimos entrar en un centro de masajes, porque nos lo teníamos bien merecido. Simón probó el masaje tailandés, de cuerpo completo y quedó encantado. Yo sólo de ver cómo se te suben y te crujen el cuerpo por todos lados, sentía que me desencajaba, jeje, así que opté por el clásico masaje de pies. iQué gustico! (400 baths entre los dos).

Masaje pies

Chiang Mai está llena de mercados, todos con muy buena pinta. De nuevo aquí, tuvimos que elegir. Como era sábado y según nos habían aconsejado, nos fuimos al Saturday Walking Street. El Domingo hay otro, más céntrico, muy bueno, al parecer. Fuimos en tuk-tuk hasta allí(el único que usamos en todo el viaje,) ya que está un poco alejado (50 baths).

Tuktuk

El mercado nos gustó mucho y vivimos por primera vez, lo que pasa cuando suena el himno nacional a las 6 de la tarde. Estábamos en medio del mercado, con música ambiental por los altavoces, ruidos de los artesanos, niños corriendo, todo el mundo hablando y riendo, vehículos a motor… y de repente, empezó a sonar el himno y el mundo se paró literalmente. Todas las personas se quedaron quietas en el sitio en el que estaban, incluso los niños y los turistas y cesó todo tipo de ruido. Hasta que terminó de sonar y el bullicio volvió. Increíble, se me puso la piel de gallina.

Allí estaba decidida a probar el durian, pero no fui capaz. Sólo con acercarse a menos de 100 metros, el olor es horrible. Quise ser valiente, pero no… Dicen que el sabor es exquisito, pero el olor es horrendo, pero horrendo de verdad.

Durian

Una vez tuvimos suficiente de mercado, nos dispusimos a volver a la zona centro en una de las camionetas rojas disponibles. Negociamos sin problema, pero tuvimos que esperar bastante a que se llenara. Estas camionetas se mueven por toda la ciudad y es el medio de transporte más común en Chiang Mai. Son como sus buses urbanos. Únicamente debes preguntar si va hacia la zona que tú quieres ir y avisar cuando quieras bajarte (60 baths los dos).

Fuimos a cenar a un local cerca del hotel, que nos llamó la atención. Se llama “Swan”. La comida es Birmana y tiene un patio muy agradable.

Acabamos el día con un bañito en la piscina y descansando, ya que al día siguiente, íbamos a madrugar mucho y a despedirnos de Chiang Mai.

INFO

  • Taxi compartido al Doi Suthep: 100 baths persona ida y vuelta.
  • Trayecto urbano en tuk-tuk: 50 baths los dos.
  • Trayecto urbano en furgoneta compartida: 30 baths persona.
  • Entradas templos: entre 20 y 30 baths.
  • Masaje tailandés+ Masaje de piés: 400 baths.
  • Nuestro hotel el Chiang Mai: el Chedi Home.

Este artículo forma parte de la Guía y Diario de viaje a Tailandia . Puedes ver todos los capítulos en nuestra Guía de Tailandia.

 

MAPA SITUACIÓN

Tags : Diariosguiastailandia
Vivi

El autor Vivi

Deja un comentario, nos haría tanta ilusión :)